Iguaçu

 

Agua que seduce al viento

vuela entre árboles, rocas

río que entrega su alma

en un gran vacío

agua que abraza al cielo

sin saber que no existen caricias

amor suicida que cae en riscos

húmeda neblina, lágrimas

y ahí la piedra no canta

sólo observa en silencio

y el agua llora, se lamenta

amor imposible, eterna caída

y un ave llega, vuela

alas, dan consuelo

agua que seduce al viento.

Foto por Liliane Mendoza Secco
Foto por Liliane Mendoza Secco