Sin rumbo…

Hay días que caminamos sin saber porque, sin saber a donde vamos. Se siente que el mundo gira sin nosotros, que el tren partió, y nos quedamos solos en la estación. Momentos sin sentido, en donde al parecer solo importa saber que estamos, pero tampoco estamos seguros de estar ahí.  Más que confusión es una especie de dejarse llevar por la inercia, dejar pasar los días, uno a uno, sin ver más allá de la próxima hora; casi como ir en uno de esos autobuses modernos por la carretera, con las cortinas cerradas, viendo una película de esas que solo ves ahí, por que es tan mala que  jamás hubieras pagado por verla;  así, sin ver en donde estamos y con una vaga idea adormilada de cual será nuestro destino.

Pero en el fondo estos días no son tan malos, lo malo es dejarse llevar por esa inercia. Estos días son un descanso para la angustia generada por nuestra ambición, de ver que algunas de las metas propuestas aun están muy lejos, y peor: que no tenemos idea de cuales serán aquellas que reemplacen a las que están por cumplirse. Metas, objetivos, anhelos, deseos; ¿Será la vida un pozo que nunca se llena?, ¿Alguna vez estaremos tranquilos como estamos? Es por ello que, al olvidarnos por un momento de hacia donde vamos, tenemos tiempo de ver hacia dentro, de cerrar los ojos para no ver esa odiosa película que esta en la TV del autobús, de no abrir las cortinas de las ventanas para descubrir que aún falta mucho para llegar; de cerrar los ojos y simplemente disfrutar lo que somos.

Empezamos…

Empezamos este blog, más personal, un poco más íntimo. Se trata de poner aquí la historia de un proyecto que tengo en la mente  y al mismo tiempo de tratar de plasmar las impresiones y sentimientos que van surgiendo en la rutina de todos los días.

¿Por qué White Jem? Porque es una de mis queridas pertenencias, una Ibanez Jem 7VVH, una auténtica white jem.Es para mi muy apreciada no solo porque es una bellísima guitarra, sino que además su compra tiene una historia personal que compartimos mi esposa y yo, una historia de alegría, frustración, angustia, decisiones e indecisiones, y muchos sentimientos más que reflejan algo de lo que soy ahora.

Comienza un camino que no se cuanto tiempo lleve recorrer, que nunca he andado, con paso decidido, la mochila al hombro, ilusiones y esperando encontrar algunos amigos, triunfos y lo más importante: otra parte que de mí. Veremos que acordes salen de esa nueva White Jem.

 

Tiempos veloces…

Hace unos días tuve una comida con mis amigos del Círculo de la Pipa México, un club de apasionados por fumar en pipa: coleccionistas de pipas, adoradores del tabaco, y todo lo que se relacione con ello. Le comenté a una amiga acerca de esta comida, y su comentario me impactó: ¿A poco aún existe gente que fuma en pipa?, y se me quedó viendo como si fuera un ente raro, casi marciano. Pues sí, en este planeta aún existe un gran número de personas que nos encanta fumar pipa, pero no solo es el fumar sino todo lo que encierra esta actividad. Creo que la reacción de mi amiga se debe a que cada vez es más raro ver personas con una pipa encendida en la boca, y ello probablemente se deba a que la velocidad de la vida moderna no deja de manera clara espacios para uno, espacios como el que se necesita para preparar la pipa que uno va a fumar, y los aproximadamente 20 minutos de relativa calma que requiere el fumar esa pipa.

Si hacemos una pequeña reflexión nos daremos cuenta que actualmente todo va muy rápido: el avance de la tecnología, la urgencia por acabar trabajos, la multiplicidad de funciones que desempeñamos gracias a esos avances tecnológicos, el deseo de querer lograr todo ya, sin espera ni paciencia. Es tan rápido el ritmo de vida, que a veces perdemos la visión de hacia donde vamos por enfocarnos de manera obsesiva en la próxima meta, y conseguirla de manera instantánea. Todo gira, nos envuelve y no sabemos hacia donde o porque hacemos lo que hacemos. Creo que vale la pena, de vez en vez, detenernos un poco, frenar el ritmo y reflexionar en todo lo que estamos haciendo y las motivaciones para hacerlo, de volver a plantear nuestro plan de vida e intentar que el estrés, la cantidad de responsabilidades que tenemos diariamente no nos haga perder la capacidad de disfrutar nuestra vida. Vale la pena caminar más lento, aunque sea en algunos tramos del sendero para apreciar lo que esta a nuestro alrededor.

La red nos atrapa…

Me enteré ayer que no tengo 3 lectores, como siempre había escrito, ahora son cuatro. Resulta que una persona a quien estimo mucho y que no había visto, ni tenido noticias desde hace como 14 años me mandó un correo en donde me comenta que ya tengo otro lector más de este blog. Cuando leí su correo me sorprendí tanto que al principio no estaba seguro de quien era, pero después de un breve intercambio electrónico, al reconocer a esa persona me dio un gusto enorme el poder establecer contacto de nuevo.

El Internet no deja de asombrarme, si no fuera por este blog, y con él la posibilidad de que me puedan localizar por medio de google, esta persona no me habría podido encontrar,  gracias a ello se reanudó un contacto perdido hace 14 años. Muchas personas critican la libertad que se genera en la Red, en ella todo mundo tiene acceso a todo, lo bueno y malo de la humanidad;  por ello la información que deseamos obtener en Internet se debe manejar con cuidado porque los buscadores no discriminan la calidad de los resultados que dan, así que lo mejor es verificar bien las fuentes de donde obtenemos nuestros datos antes de usarlos. Se tiene una libertad que puede asustar: niños viendo páginas porno, posibilidad de fraudes por medio de tiendas fantasma, robo de claves para acceder a nuestras cuentas bancarias, pedófilos con medios de contactar posibles victimas; en fin, muchos peligros, pero la libertad es así: peligrosa mientras no se sepa manejar. Pero por otro lado tenemos un medio de comunicación maravilloso, he encontrado blogs con personas que escriben muy bien con ideas maravillosas, pero que si no fuera por el Internet no tendría la posibilidad de poder leerlos, y ellos de comunicar lo que desean.

En lo personal prefiero la libertad que me da el Internet en cuanto a la información, la censura no debe existir, lo que debe prevalecer es el criterio para saber usar y manejar esta posibilidad de comunicación; pero de manera personal, a través de fomentar la educación y los valores universales en nuestro medio. No creo en una persona todopoderosa que nos diga lo que podemos y no podemos observar en la Red.  Nuestro mundo por primera vez esta creando el conocimiento universal, las fronteras geográficas y de tiempo se están derrumbando gracias al Internet, pero nuestra capacidad de manejar estos cambios como sociedad es más lenta que la velocidad del desarrollo de los sistemas informáticos, lo bueno es que si logramos desarrollar la parte social que se involucra con la tecnología de manera rápida, el avance de la humanidad será más rápido y mejor.

Lo único que me da un poco de temor es la posibilidad de que este cambio amplíe las diferencias entre las personas que pueden tener acceso a la Red y los que no, que el abismo entre la pobreza extrema y las personas que viven de manera decente se haga más grande, y con ello generemos una división de los seres humanos que será mas grave que cualquier división entre razas o religiones: los seres humanos desarrollados y los que vivan en la pobreza. Esto ya existe, pero la división se está ampliando, se está haciendo cada día más crítica, y las posibilidades de que los pobres crucen el puente están disminuyendo cada día. Estamos creando un mundo partido en dos tipos de seres diferentes, donde las personas que tenemos la posibilidad de desarrollarse algún día miren a la gente que vive en la pobreza como si fueran animales, una especie diferente a la nuestra y dejemos de intentar ayudarlos a salir de donde están. Sería el triunfo del desprecio sobre la caridad, y en ese momento los seres humanos como tales habremos dejado de existir. Tal vez sea un poco fatalista, pero es solo ver la imágenes de las personas que viven en la pobreza extrema y verificar que cada día menos gente se conmueve ante ello. No dejemos que el desarrollo tecnológico nos haga perder nuestras cualidades como seres humanos, al menos dejemos que la compasión y la caridad no nos abandonen.

En fin, regresando después de algunas vueltas al tema original, me dio muchísimo gusto el poder tener contacto de nuevo con esa persona, significó mucho para mí en el pasado, y espero que ahora pueda encaminar de nuevo una buena amistad. Saludos, se que me estás leyendo, no sabes como me alegra que estés por aquí.

De nuevo…

Aquí estoy de nuevo, frente a la pantalla de la laptop, tecleando sin una idea fija, más bien esperando a que salgan algo, digamos: vomitando ideas en el teclado.

En estos últimos días coloqué en el msg una serie de imágenes bastante depresivas, fue lo más bajo que pude encontrar en la red, en parte como juego y en parte porque no me sentía muy bien. Varios factores están influyendo en ello, mi hija que va a estar ausente de la casa hasta el mes de julio del 2007, la imposibilidad de platicar con una de las personas más interesantes que he conocido en los últimos años (lo peor es que no está tan lejos, simplemente que no quiere platicar conmigo), la lentitud de algunos negocios, y esa infinita y vana búsqueda de talentos escondidos dentro de mi. Pero vamos por partes:

El proyecto del libro que estoy escribiendo entró en una fase de pausa por falta de información, necesito tener un poco más de ideas para poder armar bien uno de los personajes principales, están surgiendo varias ideas de diálogos, ideas que espero queden plasmadas en el libro, y desde hace como un mes tengo como compañera a una inseparable libreta de apuntes. Intenté usar la palm, la grabadora de voz del Nextel, pero descubrí que lo que mejor funciona es la sencilla libreta de apuntes. Una “moleskine” que compré en el último viaje a los States, en una maravilla, el tamaño perfecto, el papel ideal para escribir con pluma fuente, y un listón para que no se esté abriendo; aún no las encuentro en México, pero siempre esta el recurso de Amazon. Lo más simple es siempre lo que mejor funciona, no cabe duda de ello. En el midtime, he escrito tres cuentos, los cuales no me satisfacen , uno muy estúpido, otro con un fondo bastante depresivo y el último lo siento una especie de refrito de una idea bastante vieja; han salido otras ideas para escribir más cuentos, lo bueno es que todas están dentro de la libretita.

Esta faceta de escritor es algo que nunca había realizado, y me esta gustando. Aún me trabo mucho cuando quiero expresar todo lo que quiero, me falta práctica, pero eso solo el tiempo lo puede dar, no se puede adquirir experiencia en pastillas, así que me tengo que fletar a seguir pegándole a las teclas de mi computadora (ordenador, dirán los españoles), para tratar de estructurar ideas.

Este post esta medio loco, pero lo hice para obligarme a poner notas en el blog, la desidia es gruesa, y a veces siento que estoy abandonando mucho mi blog, cuando podría estar llenos de ideas, pensamientos, cursilerías y alguna que otra nacada.